sábado, 31 de diciembre de 2011

SI AMANECIERA

Ahora que mi voz se ha convertido en apenas un suspiro debo descansar. Hoy que en la mitad de mi camino la evidencia me ha vencido y me ha hecho llorar. Sé que el tiempo curará aunque nada siga igual no me quiero resignar, no olvidaré. Yo que hasta el momento ignoraba en el punto en que se hallaba esa enfermedad. Siento que  la vida es como un hilo que se corta de improviso sin avisar y en la oscura habitación necesito oír tu voz, ahora duermes junto a mí, te esperaré.
Si amaneciera sin ti yo no sé qué sería de mi. Hoy la muerte me ha mostrado ya sus cartas y no entiendo la jugada, trato de salir no quiero admitir, mi soledad. Duermo apenas 5 ó 6 minutos suficientes para hundirme en la tempestad. Los demonios que hay debajo de la cama, esta noche no se callan no me dejarán. El reloj marca las 6, lo más duro es el final y la luz se posará en el cristal. Juro que a veces pienso en otras cosas mi cerebro reacciona no me deja en paz, y de nuevo vuelve a sacudirme ese frio incontenible que es la realidad. El primer rayo de sol me ilumina el corazón te distingo junto a mí, mi salvación. Si amaneciera sin ti yo no sé qué sería de mí. Hoy la muerte me ha mostrado ya sus cartas y no entiendo la jugada, trato de salir no quiero admitir mi soledad.
Y en la oscura habitación necesito oír tu voz ahora vuelves junto a mi te esperaré el primer rayo de sol me ilumina el corazón te distingo junto a mí, mi salvación. Si amaneciera sin ti yo no sé qué sería de mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario