viernes, 30 de marzo de 2012

UN ÁNGEL EN EL CAMINO


Estaba sangrando, caminando en la obscuridad, había viajado mucho.
Había encontrado muchos demonios vestidos de ángeles, pretendiendo acercarse a mi, para dañarme mas.
Y de pronto una luz ilumino mi camino, era un bello ángelito; Ella me dijo ven, no te asustes que yo te voy a proteger y abrió sus alas y me dio todo el calor y ternura que jamás creí imaginar.
Yo recuerdo haber sentido esta misma sensación con mis padres mucho tiempo atrás, cuando era niño.
Se ahora que ellos me enviaron a este ángel para que cuidara de mi, acariciara mi alma, mi espíritu.
En sus ojos profundos, limpios puedo ver el mar, el cielo azul.
Sus manos tan suaves como los pétalos de una rosa curaron mis heridas solo con tocarlas.
El tono de su voz es como el canto de los pajaritos que nos arrullan por las mañanas.
Me siento libre ahora
Puedo cantar sin instrumentos musicales
Puedo bailar sin escuchar una melodía
Puedo sonreír sin ninguna razón
El miedo no me invade mas, estoy segura que donde quiera que yo me encuentre mi ángelito siempre estará cerca de mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario