viernes, 31 de mayo de 2013

Pululando está el susurro del eco
"la quieres, la quieres, la sigues queriendo"
Y escondida está mi alma a la sombra del Enebro.
Que quiero hacer de mi corazón tripas
Y reconvertir lo cóncavo en convexo.
Quiero enhebrar mi corazón
Y recubrirlo de acero.
Beber y beber y beber hasta acabar ebrio.

Buscándote estuve por si me quisieras
En otros mundos paralelos.
Y me cansé de hallarte tan sólo en el aire.
Y de no tocar los flecos de tu pelo.
Que preferiste a los don juanes y don aires
Y me dejaste estos platos llenos de celos.

Espía la Luna, mira mi sufrimiento
Por no reconocer lo reconocible
Y es que te sigo queriendo.
Creí ver en ti una estrella polar
Pero fuiste un agujero Negro
Que se me tragó entero
Y polarizó mi lamento.

Que quiero romper con mi puño este duro hielo,
Para recomponer mi vida
Y que desaparezcas de mi pensamiento,
Pero no puedo
Sigue el susurro del Eco de mis adentros
"la quieres, aunque no te quiera,
La sigues queriendo".
No podía creer lo que
mis ojos contemplaban,
aquella niña era tan
extrañamente parecida a mi,
era dulce como la
poesía que brota
de mi ser,
era sencillamente irreal
que por un momento
sentí haberme sumergido
en un sueño profundo,
ella era el más sublime
de los deseos
que mi corazón
mágicamente
hacia realidad.

*Dedicado una linda catalana.

jueves, 30 de mayo de 2013

Un instante detente y permíteme contemplar tu rostro.
Mírame un momento; tal vez descubra en tus ojos
los misterios de tu corazón y en tus rasgos, los enigmas de tu alma.

Un instante detente, ¡oh hada! Estoy fatigado de andar y mi
alma recela de los peligros del camino. Detente. Ya llegamos a
la encrucijada donde la vida y la muerte se encuentran.

Y no daré un paso más, hasta que mi alma descubra las intenciones
de tu alma y mi corazón perciba los secretos de tu corazón.

miércoles, 29 de mayo de 2013

"Tengo que escribirte estas cosas cuando quisiera no escribirte ni decirte nada, sino abrazarte y besarte en silencio, y mirarte, y sentirte a mi lado y estar juntos no más, así, todo el tiempo."
¿Por qué se irán las noches
Por qué se irán los días
Sin llevarse una sola
De mis melancolías?

martes, 28 de mayo de 2013

EL DESPERTAR DE LOS COBARDES.

Empezaron sublevándose las ojeras, provocando una huelga en contra de los insomnios que alimentaba con cafeína, mientras mantenía un pulso de miradas a su pensamiento abstracto, retándose mutuamente por ver quién es capaz de pasear más idioteces por esa cabeza anhelante de sueños.

"Escúchese", repetía una voz en mi fuero interno.

Y deslicé la piel bajo las sábanas de terciopelo; las mismas que cada noche observaban boquiabiertas la danza de desvelos que originaban mis pies patinando por el colchón, presumiendo de no entender de quietud.

Un parpadeo tras otro, y otros cuantos más.

Las pestañas se cansaron de mantener la constancia del aleteo y el continuo golpear a las inferiores para quedarse, al fin, entrelazadas las unas con las otras, impidiendo a los ojos ver más allá de las puertas cerradas de la realidad, integrándose en la más idílica de las fantasías.

"Me alegro de verte", susurró el febrero que emocionó a Cupido.

Inmersa en mi más absoluta ignorancia, dormía en el paralelo mundo de los sueños. Medí un abrazo a mí misma, mientras daba saltos eufóricos de quinceañera por verle a él paseándose en calzoncillos por su vida, entrando sin pedir permiso y recogiendo los besos que iba dejando colgados en la percha, para ponerse uno diferente cada día. Y qué decir de sus manos. Para qué hablar del enredo que mantenían sus dedos con los míos. El olor de su cuerpo. El versar de su sonrisa. El silenciar de sus ojos. Y ellos, queriéndose.

Las siete. El despertador retumbaba en mis oídos como la explosión de una bomba entre cuatro paredes desangrándose de miedo. Miedo a estar despierta, miedo a no tenerle tan cerca, tan suyo. Miedo a la realidad. Miedo a sus propios miedos.

"Cobarde", me dije al fin.

lunes, 27 de mayo de 2013

Recuerdas nuestra primera mirada¿?

Aquella entre risas y palabras sin sentido, entre caras raras el día que nos conocimos. Tengo ese momento en la mente grabado, y por cierto... jamás lo olvidaré.

Aún recuerdo aquella primera noche de ruta por tu pueblo, nuestro primer beso, el día que comenzó nuestra, hasta ahora, historia. Aquellos besos a la luz de la luna llena, Nuestras manos unidas por primera vez.

Tengo en mi memoria aquellas primeras sonrisas que compartimos, los primeros mordisquitos en el cuello que me gustaba darte para hacerte reír. Esos días en los que me "escapaba" solo para poder verte y aquellos últimos días de verano agobiados porque queríamos vernos,pero algo lo impedía.

Que tengo caricias, besos, susurros y te quieros guardados en cada rincón de mi alma dispuestos a salir el día que te vea.

Y lo mejor..que aún nos quedan muchos recuerdos que crear para recordar dentro de días, semanas y meses porque a nuestra felicidad, al menos ahora, no le veo final.


Que no hay ni habrá nadie que pueda igualarte, porque todos se quedan en la suela de tus zapatos.

Mirarte y ver lo increíble que eres, lo perfecta, lo inigualable... lo feliz que me haces.

Lo idiota que te vuelves a veces pero solo por hacerme reír.

Ver y sentir los besos que me das, las palabras que no me dices pero me transmites, los te quieros escondidos entre caricias y suspiros, escondidos entre abrazos y ganas de noches sin dormir a la vera de tu cara.

Mirarte y sonreír porque no puedo hacer otra cosa, por hacerme sentir querida como nadie. Mirarte y saber que tú eres la persona adecuada a mi, sin discusiones, sin malas caras, sin malos momentos... todo sonrisas y brillo en la mirada.

Que solo los dos hemos creado una historia de amor que nadie más leerá, que sólo pueden ver las tapas frontal y trasera de nuestro libro, porque nadie puede hacerse a la idea de lo que se esconde dentro, de tanto amor reunido entre páginas. De todo lo que hemos pensado y pensaremos, de todo lo que haremos, de todo lo que queremos que ocurra y sabemos que ocurrirá.

No hay besos con más amor que los tuyos ni miradas tan profundas como la tuya, no hay tampoco caricias más delicadas que las tuyas ni sonrisas más sinceras que las mías cuando estoy a tu lado.

domingo, 26 de mayo de 2013

Estar contigo es mucho mas que eso. Es que esa magia corra por nuestros cuerpos sin necesidad de ir mas allá de las manos. Y me da igual como vaya el tiempo por ahí fuera si eres tu el que esta aquí dentro conmigo. Que el frió es menos frió cuando son tus brazos los que me abrigan, que el calor siempre viene bien aunque sea verano.Pero claro,luego te vuelves a marchar, y esos kilómetros se hacen una eternidad bajo este manto que te espera. Aunque claro ,siempre estas tu para recordarme que la distancia no separa corazones.

Creo que te lo mereces por el mal rato que te hice pasar esta mañana!

te Quiero..

Amor, tan bello y elegante como vulgar.

Me he inventado una historia para así sobrevivir. Viviendo a la espera de un final feliz que no es real..

Suspiras, y el caminar de la muchedumbre se ralentiza. Tomas aire, y el respirar cargado desaparece en medio de la multitud.Y levemente, poco a poco, lo vas soltando, mientras el mecanismo de aquel viejo reloj vuelve a dar la vuelta.

Entonces te detienes, y te preguntas qué haces ahí en medio. En qué momento te perdiste.Te preguntas cuándo empezaste a andar, y porqué ahora no puedes detenerte.Porqué necesitas avanzar para no sentir que te mueres, y que nada tiene sentido.

Miras al cielo. En él no hay nada escrito..

Te fijas en el suelo, y lo que hay, no parece ser importante para lo que te estás preguntando.Pero sonríes, y disfrutas de esa pequeña brisa que al despiste hace bailar a tu flequillo.Te concentras en cada uno de los escalofríos que rápidamente pasan uno detrás de otro junto a tus costillas.

...Saludando a cada centímetro de tu piel..

Y continúas andando, pensando en que la vida es algo bello.Y que lo bello, rara vez se pudo explicar.

Ella me miró
con su mirada profunda
y su mirada fue un
mágico instante que me
cautivo, su voz sonó
en la distancia de lo
invisible,
el misterio que la
envolvía era algo divino
hechizaba todos mis sentidos,
ella poseía una dulzura sobrenatural
que despertaba la locura en mí,
yo la mire como se contempla
algo sublime, quise hablarle pero
la timidez enmudeció
mi voz y lentamente
ella se alejo de mí
como si fuera un
recuerdo soñado por mi corazón.


martes, 21 de mayo de 2013

A la que es demasiado alegre


Tu cabeza, tu aire, tu gesto
son bellos como un paisaje;
tu risa juega en tus mejillas
como la brisa con el celaje.

Tu paso lento, desganado,
se neutraliza con la salud
de tus brazos y de tu espalda
que van cantando juventud.

Salpicas todos tus vestidos
con tan llamativos colores,
que el espíritu de los poetas
ve en ti un gran ballet de flores.

Tus ropas son como el emblema
de tu corazón alocado;
loca que me haces enloquecer,
por eso mismo yo te he amado.

Alguna vez en un jardín
donde arrastraba mi atonía,
al sol desgarrar mi pecho
he sentido como una ironía.

Y el verdor que exalta la luz
me humillaba de tal manera,
que en una flor he castigado
la insolencia de la primavera.

Así, yo quisiera una noche
a la hora de la voluptuosidad,
ir al tesoro de tu persona,
como un cobarde, en la oscuridad.

Y castigar tu carne loca,
y morder tu garganta redonda,
y en tu flanco maravilloso
hacer una herida larga y honda.

Y, ¡oh voluptuosa dulzura!
a través de esa boca ufana
de su frescura y su belleza,
filtrarte mi veneno, hermana.

jueves, 9 de mayo de 2013


Busqué la soledad porque me harté de los que confunden
amabilidad con debilidad, tolerancia con cobardía y
altivez con orgullo.

Busqué la soledad porque me fastidié de luchar con los
adinerados que piensan que el sol, la luna y las estrellas
se levantan desde sus cofres y se instalan en sus bolsillos.
Busqué la soledad porque me cansé de los políticos que
lanzan a los ojos del pueblo polvos dorados y a sus
oídos falsas promesas.

Me harté de los sacerdotes, que dan consejos a otros
y no se aconsejan a sí mismos; y exigen a otros lo
que no se exigen a sí mismos. Busqué las montañas
porque en ellas están el despertar de la primavera
y las aspiraciones del verano; las canciones del otoño
y la fuerza del invierno.

domingo, 5 de mayo de 2013

Me dirás, te amo.


Me vas a decir, te amo:
juntando las manos,
llevándolas al pecho
con la mirada despejada
y fija sobre mis ojos.

Me lo dirás a viva voz
y a pulmones llenos,
con el corazón dichoso
y la pasión rebosante.

Me vas a decir, te amo:
sin explicarte ni cómo
ni mucho menos por qué,
abandonándote a mis brazos
y entregándome el lúbrico secreto
de nardo escondido
que duerme
bajo la visión primaria
de tu paisaje de piel.

Desgarrarás dulcemente
mis oídos
con el mítico acento
de tu lengua.

Me lo dirás infinito,
desproporcionado,
henchido de sangre
y en tropel.

Me lo dirás con risa
y entre carcajada y llanto,
me lo dirás bendiciendo,
me lo dirás blasfemando:
tú me dirás, te amo
sin saber dónde
ni cuándo.

sábado, 4 de mayo de 2013


Las almas que esperan a su par,
la lejanía y el tiempo soportan;
nada más importa salvo alcanzarse
en ese cielo donde la felicidad los toca.
Te amo
y te espero;
te amo
en lo lejos.
Quizás el mundo
se detenga en unas
de sus vueltas algún día,
y sepamos que somos almas
que muchos suelen llamar, almas
gemelas, o almas por siempre unidas.

jueves, 2 de mayo de 2013

Sensibilidad.


La noche trae consigo
tu esencia en su oscuridad;
no sé si es tanta mi soledad,
o tanto desborde de anhelos
que me llevan a un umbral,
al umbral de creer que yo,
pueda ahí estar contigo.

No sé si estoy despierto;
no sé si estoy soñando;
quizás estoy entre ambos,
quizás estoy justo en la línea
de lo absurdo o lo imaginario.

Nadie se va sin dejar una huella,
la indeleble huella de su esencia;
aroma omnipresente e insistente
que suprime a la propia ausencia
con una presencia que sobrevive
a la muerte. Esa eres tú, en esencia.

La noche trae consigo,
tu esencia en su oscuridad;
trae consigo desde otra realidad,
que algo de nosotros permanece vivo,
que algo de nosotros más allá de lo físico,
no es intrascendental, insustancial o efímero.

Quizás tú, no puedas verme;
quizás yo, no pueda verte;
pero ambos sentimos
que aún existimos
en una trastocada
realidad de dos
dimensiones
diferentes.

La noche nos lleva consigo
hacia un lugar más allá
de esta vana realidad,
donde somos empatía,
donde somos sensibilidad.