domingo, 26 de mayo de 2013

Ella me miró
con su mirada profunda
y su mirada fue un
mágico instante que me
cautivo, su voz sonó
en la distancia de lo
invisible,
el misterio que la
envolvía era algo divino
hechizaba todos mis sentidos,
ella poseía una dulzura sobrenatural
que despertaba la locura en mí,
yo la mire como se contempla
algo sublime, quise hablarle pero
la timidez enmudeció
mi voz y lentamente
ella se alejo de mí
como si fuera un
recuerdo soñado por mi corazón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario