sábado, 4 de mayo de 2013


Las almas que esperan a su par,
la lejanía y el tiempo soportan;
nada más importa salvo alcanzarse
en ese cielo donde la felicidad los toca.
Te amo
y te espero;
te amo
en lo lejos.
Quizás el mundo
se detenga en unas
de sus vueltas algún día,
y sepamos que somos almas
que muchos suelen llamar, almas
gemelas, o almas por siempre unidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario