domingo, 5 de mayo de 2013

Me dirás, te amo.


Me vas a decir, te amo:
juntando las manos,
llevándolas al pecho
con la mirada despejada
y fija sobre mis ojos.

Me lo dirás a viva voz
y a pulmones llenos,
con el corazón dichoso
y la pasión rebosante.

Me vas a decir, te amo:
sin explicarte ni cómo
ni mucho menos por qué,
abandonándote a mis brazos
y entregándome el lúbrico secreto
de nardo escondido
que duerme
bajo la visión primaria
de tu paisaje de piel.

Desgarrarás dulcemente
mis oídos
con el mítico acento
de tu lengua.

Me lo dirás infinito,
desproporcionado,
henchido de sangre
y en tropel.

Me lo dirás con risa
y entre carcajada y llanto,
me lo dirás bendiciendo,
me lo dirás blasfemando:
tú me dirás, te amo
sin saber dónde
ni cuándo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario