jueves, 27 de junio de 2013

Amor, tan bello y elegante como vulgar.

Me he inventado una historia para así sobrevivir. Viviendo a la espera de un final feliz que no es real..

Suspiras, y el caminar de la muchedumbre se ralentiza. Tomas aire, y el respirar cargado desaparece en medio de la multitud.
Y levemente, poco a poco, lo vas soltando, mientras el mecanismo de aquel viejo reloj vuelve a dar la vuelta.

Entonces te detienes, y te preguntas qué haces ahí en medio. En qué momento te perdiste.
Te preguntas cuándo empezaste a andar, y porqué ahora no puedes detenerte.
Porqué necesitas avanzar para no sentir que te mueres, y que nada tiene sentido.

Miras al cielo. En él no hay nada escrito..
Te fijas en el suelo, y lo que hay, no parece ser importante para lo que te estás preguntando.
Pero sonríes, y disfrutas de esa pequeña brisa que al despiste hace bailar a tu flequillo.
Te concentras en cada uno de los escalofríos que rápidamente pasan uno detrás de otro junto a tus costillas.

..Saludando a cada centímetro de tu piel..
Y continúas andando, pensando en que la vida es algo bello.Y que lo bello, rara vez se pudo explicar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario