viernes, 16 de agosto de 2013

La música

Hay veces que la música
me absorbe como el mar.
Dejando blanca estela,
con bruma o con luceros me lanzo
a navegar...,
¡tendida va la vela!
Adelantando el pecho, de aire y de yodo henchido,
en medio de la noche, por las olas mecido,
navego descuidado.
Y me siento vibrar con todas las pasiones
son igual que una cuna sobre el abismo inmenso.
Tan quieto el mar a veces se queda que yo pienso
que es el espejo de mi hastío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario