lunes, 12 de agosto de 2013

No te culpes

No te culpes,
no hagas un paraíso
en tus miserias
y faltas
ni exijas de tus nervios
cansados el nimbo
de una verdad,
el súbito sosiego
de la visión.
No reclames
de ti más allá
de lo que puedes dar
y trata de entender,
por favor,
que al mundo
lo tienes sin cuidado.
No te engañes ni engañes,
no forcejees ni hagas del
mañana una oportunidad,
ni planees para ti equilibrio
y razón, buena sombra siempre.
Haz caso de esa luna imaginaria
que te persigue y obsesiona
y amalgama rocas y soledad,
plantea el canto ciego
de tus fantasmas.
Cualquier día es un comienzo,
cualquier hora la convenida.
Sin prisa, como un buzo tanteando
aguas perdidas en el mar.
Sin espanto pero con la gracia
pasajera de quien
nunca sabe para dónde va.

No hay comentarios:

Publicar un comentario