viernes, 25 de abril de 2014

“Me he tomado también tu taza de café. Ya casi no tengo azúcar, pero me acordé que a ti te gusta amargo. Sabe muy feo. Como esta soledad. Como este estar deseándote a todas horas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario