viernes, 18 de julio de 2014

Sobreponerse a un fracaso, a una ingratitud, a una enfermedad o a cualquier adversidad, es duro, pero vale el esfuerzo hacerlo, pues con ello nos damos cuenta que la gracia de Cristo lo puede todo.
No te rindas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario