lunes, 27 de octubre de 2014

De dos peligros tienes que cuidarte: de la desesperación (no hay salida) y de laesperanza (sin fundamento).

(San Agustín)

No hay comentarios:

Publicar un comentario