lunes, 27 de octubre de 2014

Hay que acostumbrarse a dudar de su intelecto y de su tolerancia al corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario