domingo, 12 de octubre de 2014

No le pidas a Dios que te responda cuando le hablas; ¡ respóndele tú! Con tu vida y testimonio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario