martes, 14 de octubre de 2014

¿Parece que es un solo día más que termina verdad?, pero es curioso como las cosas pueden verse tan diferentes al llegar la noche. Como aquello que brillaba y sonreía frente a la luz del sol, exponiendo colores y contrastes; ahora es solo una silueta trémula que podría pasar inadvertida. Por eso al llegar la noche, al terminar el día puedes distinguir en tú interior las cosas que verdaderamente te dan luz, aquello que no se obscurece aunque el sol se halla escondido, la sonrisa o la lágrima de los que amas, el esfuerzo del trabajo digno, la esperanza viva de alcanzar un sueño o el simplemente haber vivido.
La hermana noche esta aquí, pero apartarte de toda obscuridad que no debe ir a dormir contigo, el miedo, la culpa, el odio, el orgullo, lo inconcluso, deja las emociones en la repisa que ahora ya no es tiempo de prisas, mejor aprende a descansar contigo mismo. Si de algo te sirve saberlo Dios esta a tu lado, el no duerme, el siempre cuida el sueño de sus amigos y no hay mejor almohada que su amor y no hay mejor cobija que su perdón; esto no cambia, de día ó de noche, es igual y si al llegar la noche una frase te puede dar alivio; es esta que en la cruz nos dio y que en la tumba vacía nos dejo es Dios que te dice;

"Buenas noches , nadie te ama como yo..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario