miércoles, 31 de diciembre de 2014

"Otro año llega a su término, mientras que, con la inquietud, los deseos y las esperanzas de siempre, aguardamos uno nuevo. Si pensamos en la experiencia de la vida, nos deja asombrados lo breve y fugaz que es en el fondo. Por eso, muchas veces nos asalta la pregunta: ¿Qué sentido damos a nuestros días? Más concretamente, ¿qué sentido damos a los días de fatiga y dolor? Esta es una pregunta que atraviesa la historia, más aún, el corazón de cada generación y de cada ser humano; la respuesta a esta interrogante se encuentra escrita en el rostro de un niño que hace dos mil años nació en Belén y que hoy es Cristo viviente, resucitado para siempre de la muerte".

No hay comentarios:

Publicar un comentario