martes, 31 de marzo de 2015

ANSIEDAD

Cuando sientes ansiedad, a menudo ese sentimiento se une a una sensación como de estar enfermo e inseguro sobre qué hacer para sentirte mejor. De hecho, la ansiedad muchas veces se transforma en un miedo a lo que viene, en una suerte de pánico a que la ansiedad crezca y no consigamos vencerla.

Respira hondo

Quizá lo hayas oído tantas veces que le restes importancia, pero pararte y respirar hondo es más útil de lo que crees para eliminar la ansiedad ya que la respiración diafragmática activa la respuesta del cuerpo para relajarse. Toma aire lentamente mientras cuentas cuatro, nota cómo se llena tu barriga y vuelve a contar hasta cuatro; después, suelta el aire todo lo despacio que puedas... y repite varias veces.

Acepta que tienes ansiedad

La ansiedad es un sentimiento como cualquier otro y, aunque en el momento en el que la sufrimos no nos lo parece, es ahí cuando debemos recordarlo con más fuerza. Así, convenciéndonos de que sólo es una respuesta emocional, comenzamos a aceptarla, lo que, según muchos expertos, nos ayuda a comprender la realidad como es y a superarla.

Que la ansiedad no te engañe

Pregúntate si lo que piensas es real y puede suceder. Para un momento, toma aire y piensa fríamente: '¿esto es verdad, o sólo lo parece?', '¿de verdad puede ocurrir?', '¿cómo podría prepararme si esto pasa?', 'si algo malo pasa, ¿qué significaría para mí?', '¿puedo manejar esta situación?' Seguramente te darás cuenta de que no hay motivos para preocuparse más de la cuenta.

Céntrate en el 'ahora'

En los momentos de ansiedad, lo más común es comenzar a tener pensamientos negativos sobre el futuro y lo mal que va a ir todo. Pero en su lugar, hay que hacer un esfuerzo por parar un momento, volver a respirar hondo, y centrarse en lo que está ocurriendo ahora. Muchos expertos aseguran que, incluso cuando lo que ocurren en el presente es negativo, centrarse en él ayuda a mejorar la situación.
Concéntrate en otras actividades

También es muy útil centrarte en alguna actividad que requiera que le prestes atención, por lo que obligarás a tu mente a concentrarse en ese objetivo y dejar a un lado los pensamientos que trae la ansiedad. Lo peor que se puede hacer en estos casos es dejar de hacer algo y ponerse a 'obsesionarse' con la ansiedad, pues lo que debemos hacer es echarla de la cabeza.

viernes, 27 de marzo de 2015

sin palabras!...
"La mayoría de los seres humanos, son como hojas que caen de los árboles, que vuelan y revolotean por el aire, vacilan y por último se precipitan en el suelo. Otros, por el contrario, casi son como estrellas; siguen su camino fijo, ningún viento los alcanza, pues llevan en su interior su ley y su meta"

domingo, 22 de marzo de 2015

MADUREZ Y EQUILIBRIO AFECTIVO

 Hay que decir de entrada que el concepto de madurez es un concepto, etéreo, abstracto. Voy a intentar concretarlo al máximo pero sin perder de vista que la madurez es un estado relativo.

Alguien puede haber llegado a un nivel de madurez psicológica alto y por una serie de avatares de la vida, esa madurez va descendiendo. Ortega y Gasset dice, que yo soy yo y mi circunstancia y –en otra frase algo menos conocida- añade que la vida es la reabsorción de la circunstancia. Julián Marías que suele ser considerado uno de sus discípulos más importantes habla de que en toda vida surgen una serie de experiencias radicales que hay que saber absorber.

En este sentido podemos decir con Marías que no somos maduros, sino que estamos siendo maduros, es una continua tarea. Antes de presentar los indicadores de una personalidad madura veamos lo que entendemos por personalidad. Etimológicamente “prosopon”, que significaba “máscara” se refieren a que la que se ponían los actores en la Antigua Grecia. La personalidad es, de entrada, la fachada, la cara externa de cada uno.

Cuando la personalidad enferma, cosa que ocurre del mismo modo que el aparato digestivo o el hígado, muchas veces el diagnóstico lo hace la familia: “Hace muy complicada la convivencia”, “es una persona difícil”. El lenguaje coloquial da un poco la clave.

¿Pero qué es la personalidad? Podemos decir que en la personalidad se configura con unos elementos físicos (corporales: yo soy también mi cuerpo y no sería el mismo si fuera más alto o más bajo, más gordo o más delgado, más feo o más guapo), psicológicos (en mi psique se van acumulando una serie de experiencias, proyectos, ilusiones, frustraciones…), culturales (del mismo modo mi personalidad se ve afectada por mis lecturas, las películas que he visto, los viajes o estancias fuera, la música que he escuchado…) y sociales (las relaciones familiares, educativas, de amistad, etc) de modo que todas esos elementos constituyen mi circunstancia, esa unidad histórico-biográfica que es –un poco- como el resumen de la personalidad (cfr. J. de la Llave).

martes, 17 de marzo de 2015

LAS EMOCIONES "INCÓMODAS”

LAS EMOCIONES "INCÓMODAS” tienen un por qué en nuestra vida. La tristeza, la ira o el miedo son emociones básicas con las que nacemos todos los mamíferos. Se procesan en nuestro sistema límbico y el motivo es muy sencillo: nos ayudan a sobrevivir. Si un niño no tuviera tristeza, no añoraría a sus padres, por ejemplo. Si no nos enfadáramos, seríamos incapaces de romper ciertas situaciones que nos dañan. Y si no sintiéramos miedo en determinados momentos, nuestra vida podría correr peligro. Cualquiera de estas tres emociones tienen un por qué. Otra cosa es que se amplifiquen y nos paralicen o nos hagan tomar decisiones muy poco inteligentes, como cuando nos atenazamos por miedo o nos inflamamos de rabia. Daniel Gilbert, profesor de psicología de la Universidad de Harvard, va más allá. Nos dice que las emociones “negativas” son útiles porque nos permiten tener una brújula para apreciar las “positivas”. Es decir, para valorar las cosas necesitamos contrastes y estos no surgen si siempre estamos sin problemas los 365 días del año. Y aún hay más. Si el aprendizaje nos ayuda a sentirnos mejor con nosotros mismos, lo que se aprende en los desiertos o en situaciones que nos superan, no ocurre en los momentos dulces.

Por ello, necesitamos aprender a convivir con los momentos incómodos y con las emociones que tienen tan poco marketing, como la tristeza, el miedo o la ira. La felicidad no está en la ausencia de dichas emociones ni en la adquisición de cacharros que nos hagan nuestra existencia más cómoda. Está en saber aceptar los reveses a los que nos enfrentamos y DESCUBRIR qué tenemos que aprender de cada uno de ellos.

lunes, 16 de marzo de 2015

EL TERCERO TRASCENDENTE.

 El gran filosofo griego Aristóteles habló del “tercero trascendente”. ¿A qué se refería? A que una amistad puede durar solo en la medida en que los dos amigos sientan amor, no tanto el uno por el otro sino por un tercero trascendente, por algún bien que va más allá de ellos.

Imaginemos dos amigos que comparten su amor por su país, que comparten su amor por la verdad, por la belleza. Podría ser cualquier cosa, el cine, los libros, la música, pero eso los lleva más allá de un simple egoísmo compartido. Porque, dice Aristóteles, en eso se convierte una amistad, a menos que un bien trascendente saque a los amigos fuera de sí mismos. Y la ironía, la paradoja, es que es esa amistad en la que hay un tercero trascendente la que durará. Si dos amigos, o digamos una pareja, sólo se enamoran el uno del otro, con el tiempo esa relación se deteriora. Creo que es una de las reflexiones más agudas sobre la amistad y las relaciones humanas en la historia de la filosofía. Cuando marido y mujer tienen un hijo, es ese el "tercero trascendente" que nos ha cambiado la vida.
También la verdad sobre la Trinidad de Personas hace referencia a la estructura ternaria (trinitaria) de las relaciones en el interior de la familia humana: la reciprocidad de los padres (Yo-Tú) se abre al Tercero trascendente (Nosotros).
(cfr. Vicente Huerta).

domingo, 15 de marzo de 2015

Todos se gritan....nadie se escucha....
Todavía no he logrado que me lleve la corriente,
Todavía me haces falta cuando intento caminar,
y si de algo estoy seguro es que mi amor es diferente,
porque todavía hay restos
de felicidad..."

viernes, 13 de marzo de 2015

Hay personas que piensan que todo el mundo les debe algo, que todos debemos vivir a su ritmo, jamás se dan cuenta o consideran que pudira haber otra persona con mayores apuros y carencias que ellas mismas. Sólo ven por lo que ellos necesitan y quieren.
Muchas veces, son personas muy afortunadas, aunque de ello no se percaten. No saben valorar el esfuerzo que supone para los demás darles o regalarles algo, lo ven como un deber. No sienten necesidad de agradecer nada, actúan como si todo cuanto se les dé fuese el pago de una deuda que se tiene con ellos. Si algo bueno llega al hogar, lo toman para sí mismos sin pensar en los demás, sin pensar en lo mucho que otros en el hogar podrían disfrutarlo, necesitarlo o merecerlo.
Recientemente una persona así visitaba a un humilde amigo, de esas personas que trabajan de sol a sol para salir adelante en un país extranjero.
Se dirigió a él para contarle la maravillosa vida que tiene, lo bien que vive, los placeres que puede permitirse, y el poco esfuerzo que le supone tenerlo. Y yo me pregunto, ¿por qué hay personas que hacen eso? ¿Cómo puede ir alguien a la casa de una persona pobre a decirles que come filete todos los días?
La falta de humildad que a veces tenemos frente a nuestros semejantes es tan triste que hasta me cuesta contar las anécdotas de este ser humano tan pobre de espíritu. Debemos reflexionar antes de hablar sobre aquello que poseemos porque hay muchas personas menos afortunadas que no tienen ni lo más básico para vivir.
La soberbia y falta de humildad pueden alejarte de los demás, de la gente a la que quieres… Pero el orgullo, no sólo aleja a los demás del quien es soberbio, también les aleja de quienes comparten el hogar con él. Pues a fin de evitar al soberbio, también acaban evitando a quienes están con él. Se pueden perder amigos por estar junto a alguien que es tan soberbio que logra proyectar esa fea imagen también sobre ti, por estar con él.
La humildad es algo que se debe llevar en el corazón porque Dios fue el ser más humilde y humillado, pero pese a ello, nos perdonó y sigue perdonando la falta de humanidad que tenemos con nuestros semejantes.
La vida de una persona soberbia es muy mala, pero especialmente estar y vivir cerca de ellos no es bueno para la salud, acaba siendo emocionalmente enfermizo. Si tienes a una persona así cerca de ti, es mejor alejarla o ayudarla a que vea su error, pues no le hace bien a nadie. Seguramente tanto lo uno como lo otro será muy difícil. Hacerle ver su error será casi imposible, porque precisamente su falta de humildad le cegará. Y alejarse, será igualmente complicado, pues cuando te intentes alejar, se te pegará más, como si aún le debieses mucho más, y no tendrá intenciones de perderte, pues es de ti de quien a diario recibe lo que tiene.
Una persona agradecida es la que muchas veces lo ha perdido todo y aún así sigue feliz de haber contado con el amor de las personas que le conocieron, pues aun en su difícil situación, sigue tan humilde como cuando era una persona con una situación envidiable.
La verdad es que no se necesita mucho para ser una buena persona. Tener fortuna o no en la vida, no hace diferencia: podemos no tener nada, y ser agradecidos, siempre atentos a quienes nos rodean. Y también podemos tenerlo todo y no dejar de ser buenas personas, sólo hace falta que sigamos siendo personas sencillas, con valores, que lloran cuando alguien sufre, que nos duele perder a alguien, que estamos atentos y agradecidos por los demás… y que no permitimos que los éxitos se nos suban a la cabeza perdiendo la humildad.
Aprendamos a vivir con lo que tenemos, y seamos buenos con quienes tienen menos que nosotros.
Seamos humildes, y no nos permitamos alardear de lo que la vida nos ha dado.

jueves, 12 de marzo de 2015

Cuando ya no tengo dudas de mí, cuando paso por la vida con seguridad en quien soy, cuando mis pasos me llevan al lugar que quiero, cuando ya no lloro por pequeñas cosas, cuando mi vida empieza tener sentido, cuando ya no dudo de lo que soy capaz… entonces sé que he madurado.
Lo que no tiene solución hay que dejarlo de lado
A veces podemos preguntarnos cuándo empezamos a madurar, y no es una cuestión de edad...
Se puede ser muy joven y a la vez tener una madurez extraordinaria, también hay personas mayores que nunca maduran, viven la vida como niños y se visten como tales. Personas que hacen de su vida una fiesta, no tienen propósitos. Ni planes de vida. Por eso la madurez no es un estado mental, es una actitud, no es cuestión de edad, es de tener sentido común ante la vida.
Siempre está esa pregunta “¿Tengo la suficiente madurez?”. Quien podría decir nada de tus pensamientos, sólo los conoces tú; pero al hacerte la pregunta ya estás empezando a tomar conciencia de que es la madurez en nuestras vidas. ESTÁS CRECIENDO.
Hay personas muy jóvenes que tienen muchos planes de vida, que saben qué hacer, qué harán y cómo será su vida más adelante. Son personas con propósitos, hacen que su mente empiece a pensar más en los pasos que dan y ya no se siente tan desvalidas, al contrario sienten que tienen el mundo en sus manos porque ya saben donde va.
Hay otros tipos de personas, que por más años que tengan siempre están desconformes, aburridos, no saben qué hacer, no hacen nada por cambiar sus vida ni tratan de darle solución, siempre están a la espera que otras personas lo hagan por ellas.
Podríamos decir que en este campo de la madurez cada persona sabe hasta qué grado lo tiene.
Sabemos que hemos madurado cuando podemos mirar atrás con arrepentimiento, no para lamentarnos sino para corregir los errores del pasado.
Sabré que he madurado... Cuando ya no espero nada de mi pareja, cuando de tanto defraudarme ya no voy en su busca, ya no voy detrás suyo y pienso detenidamente que no vale mi desgaste emocional por quien no sabe apreciarme.
Sé que estoy madurando cuando veo que ya puedo caminar sin muletas, que soy capaz de enfrentar la vida sin miedos porque los he podido superar.
Ya no le temo a la vida. Es y será como yo quiero que sea.

miércoles, 11 de marzo de 2015

Cuando te parece tocar fondo, es porque llevas un tiempo recordando lo que deberías olvidar.
No es bueno ni sano vivir cada día sufriendo por quienes perdimos, eso es algo por lo que tendremos que pasar muchas veces a lo largo de la vida.
En estos tiempos nos inundan con libros y revistas que nos ayudan a vivir mejor, parecen insinuar que todo lo malo pasará, que el olvido llegará... Nos convencemos por los consejos que nos enseñan a seguir adelante, pero siempre acabamos recordando todo aquello que nos hizo daño.
Olvidar no es un tema fácil, es un proceso que lleva trabajo. Las tristezas del corazón son las más grandes, y las más difíciles de asumir. Muchas veces no somos capaces de salir de la agonía que el pasado nos provoca, así que necesitamos hablarlo con alguien y recurrir a pedir ayuda.
Has compartido una vida con una persona y de pronto te despiertas y ya no sigue a tu lado, se ha ido, y ¿qué haces? Lloramos, le buscamos, y nos restregamos en la herida que tenemos... -NO LO HAGAS MÁS-
Hay que salir de ese estado, no es bueno ni para tu propia salud ni para la de quienes te rodean. Tus penas las llevas grabadas en tu cara y lo único que logras así es alejar a la gente buena que tienes a tu lado, porque en esos momentos sólo ves por ti, por lo que estás pasando, sin darte cuenta que quizás la solución esta más cerca de lo que piensas.
Hay mucha gente que ayuda a personas heridas como tú, hay profesionales que te ayudarán a salir adelante, pero debes querer esa ayuda, tener una buena actitud frente a los problemas,debes poner de tu parte y tratar de dejar de lado todo aquello que te está dejando sumida en el dolor.
Estamos de acuerdo, nadie se merece que le lastimen, pero ya lo hizo, ¿llorarás todos los días? No, no debes hacerlo, no te lo puedes permitir. Deja de tocar esas heridas, sólo así podrán dejar de sangrar para que te puedas recuperar poco a poco.
No es sencillo y es muy triste que una persona en la cual confiaste te haya defraudado de esa manera, pero basta de autocompadecerte, debes salir de ese estado en que te encuentras.
Ámate, pero ÁMATE BIEN. Sacúdete la pena que tienes, vuelve a mirar la vida con más OPTIMISMO, vuelve a creer en los sueños, porque si no lo haces tu vida será en vano. Por muy mal que la vida te trate, nunca dejes de soñar, porque son esos su
Si te miras con amor, encontrarás fortaleza dentro de ti. Puede que tengas una arenilla en el ojo, te molesta un día pero luego te lavas y te deja de molestar… así es como debes ver la vida. Que un desengaño no acabe contigo, al contrario, en tus manos está que ese desengaño te haga ser más fuerte. A partir de ahora prestarás más atención y poco a poco tu vida se irá ordenando.
 Pon prioridades en tu vida.
Si no quiso seguir queriéndote, no eres tú quien pierde, sino quien no supo apreciarte.
Tú te lo ahorras, salió perdiendo, no seguirá recibiendo tu valioso amor. Al final del camino habrá una persona que sabrá amarte como te lo mereces, que no te hará daño, y volverás a ser feliz.
 Es hora de mirar hacia adelante.
La experiencia te ha cambiado, ya no eres quien una vez fuiste, ahora eres una persona mucho más preparada para la adversidad de la vida. Ahora puedes levantarte y dejar de hurgar en las viejas heridas. Ahora es tiempo de mirar hacia adelante y avanzar.
 Tú puedes salir adelante.
 No permitas que nadie te derrote
 Lograrás salir adelante porque tú sabes lo que quieres, y todo cuanto te propongas, lo lograrás. Es tu hora de decir: Voy a salir adelante.
Claro que lo harás. Tú mereces salir adelante, lo sabes, lo reconoces y podrás hacerlo.

lunes, 9 de marzo de 2015

«El día de hoy no se volverá a repetir. Vive intensamente cada instante, lo que no significa alocadamente; sino mimando cada situación, escuchando a cada compañero, intentando realizar cada sueño positivo, buscando el éxito del otro; y examinándote de la asignatura fundamental: el amor. Para que un día no lamentes haber malgastado egoístamente tu capacidad de amar y dar vida»
La felicidad no esta en los años, meses, en las semanas, ni siquiera en los días. Solo se la puede encontrar en los momentos. "Hoy es el mañana de ayer"... además la vida siempre tiene derecho a sorprendernos, así que aprende a vivir el presente sin ninguno de los traumas del pasado ni las expectativas del futuro. Recuerda que la Felicidad no es una meta, sino un trayecto. Disfruta de cada momento como si en él se combinaran tu pasado,tu presente y tu futuro.

domingo, 8 de marzo de 2015

Cómo te sorprende la vida !!! Ay ay destino destino... @ veces no termino de entenderte....

Las mujeres tienen tal fuerza que asombra a los hombres.

Ellas cargan niños, penas y cosas pesadas; sin embargo, tienen espacio para la felicidad, el amor y la alegría.

Sonríen cuando quieren gritar, cantan cuando quieren llorar, lloran cuando están contentas y ríen cuando están nerviosas.

Esperan una llamada por teléfono de su hombre, avisándole que llegó sano y diciéndole que la extraña.

Las mujeres tienen cualidades especiales. Se ofrecen para las causas buenas, son voluntarias en hospitales y llevan comida a los necesitados.

Ellas trabajan como niñeras, amas de casa, abogadas y solucionan disputas entre niños y vecinos.
Usan trajes, jeans, uniformes y minifaldas. Las mujeres recorren largos caminos con el fin de conseguir la mejor escuela para sus hijos y la mejor atención para la salud de su familia.
No aceptan un "no" como respuesta cuando están convencidas de que hay una solución.
Las mujeres escriben una carta de amor a su hombre y saben pedir perdón y perdonar. Son inteligentes y conocen su poder; sin embargo, usan su lado suave cuando quieren lograr algo.
Las mujeres se alegran o lloran cuando se enteran de un nacimiento o matrimonio.

Saben que un abrazo, un beso y un "te amo" pueden sanar un corazón roto. Una mujer puede lograr que una mañana, una tarde o una noche romántica sean inolvidables. Las mujeres vienen en todos los tamaños, colores y formas; viven en casas, cuartos, cabañas.

Ellas corren, hablan, caminan o utilizan Internet.. El corazón de una mujer es lo que hace girar el mundo. Todo lo que ellas quieren es un abrazo, un beso, una caricia. Las mujeres tienen mucho que decir y dar.

La belleza de la mujer no está en la ropa que lleva, la figura que tenga o la forma en que se peine. Sino que ésta debe verse en sus ojos, a través de ellos, porque es la puerta a su corazón; el lugar donde el amor reside.

También se refleja en su alma. Es el cuidado que ella le da a la pasión para estar con el que ama y a quien se entrega, inocentemente. Es el cuidado que ella le da a su amado cuando está enfermo o cuando le prepara una taza de té. La belleza de una mujer, con el paso de los años, crece hasta el infinito.

sábado, 7 de marzo de 2015

«No importa lo que te diga la gente. Las palabras e ideas pueden cambiar el mundo.»
«No olviden que a pesar de todo lo que les digan, las palabras y las ideas pueden cambiar el mundo (...). Les contaré un secreto: no leemos y escribimos poesía porque es bonita. Leemos y escribimos poesía porque pertenecemos a la raza humana; y la raza humana está llena de pasión. La medicina, el derecho, el comercio, la ingeniería... son carreras nobles y necesarias para dignificar la vida humana. Pero la poesía, la belleza, el romanticismo, el amor son cosas que nos mantienen vivos»
-Robin Williams, en el Club de los Poetas Muertos

«Sólo al soñar tenemos libertad, siempre fue así y siempre así será»

Renaciendo al Amor

Un día, un hombre sabio y piadoso clamó al cielo por una respuesta. El hombre aquel encabezaba un grupo de misioneros que oraban por la paz del mundo, para lograr que las fronteras no existieran y que toda la gente viviera feliz.

La pregunta que hacían era: ¿Cuál es la clave, Señor, para que el mundo viva en armonía?
Entonces, los cielos se abrieron y después de un magnifico estruendo,
La voz de Dios les dijo: Comodidad.

Todos los misioneros se veían entre si, sorprendidos y extrañados de escuchar tal término de la propia voz de Dios.

El hombre sabio y piadoso preguntó de nuevo: ¿Comodidad Señor? ¿Qué quieres decir con eso?

Dios respondió: La clave para un mundo pleno es:
Como di, dad.
Es decir, así como Yo les di, dad vosotros a vuestro prójimo.

Como di, dad vosotros fe
Como di, dad vosotros esperanza
Como di, dad vosotros caridad
Como di, sin limites, sin pensar en nada mas que Dar, dad vosotros al mundo… y el mundo, será un paraíso.
Sigamos la clave de COMO DI, DAD

Lucas 6:38
Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir.

miércoles, 4 de marzo de 2015

«Prefiero morir como un hombre, que vivir la eternidad como una máquina»
Sé que como humanos todos erramos, la confusión a veces trae desconfianza, nos sentimos heridos y olvidados a causa del dolor perdemos la esperanza.
Es de humano la debilidad, la imperfección nos caracteriza, nadie vive feliz sin amor, la soledad a todos martiriza.
Si bien o mal se nos acerca de la persona que dice que nos ama, aún así nos defendemos, protegemos al ego que nos reclama...
Cuando se ama sinceramente, con el alma y el corazón, las diferencias salen sobrando, prevalece el amor y se obvia la razón.
Amar es brindar atenciones constantes, es un sentimiento que no se puede ocultar, se manifiesta de muchas maneras, no importa que nos hieran, el amor nos puede sanar.
El amor es uno sólo, aquí, allá y en el mundo entero no podemos acoplarlo a nuestro modo, si realmente amas, ese sentir se torna eterno.
Amar es entregarse con alma y cuerpo, con acciones visibles de los sentimientos, no se omite por ninguna razón, no calla, es explícito en todo momento.
El poder del amor verdadero, sobrepasa todo entendimiento, es perseverante y complaciente vence los obstáculos de cualquier impedimento.
Mis palabras tal vez no tengan sentido, puede ser que no hagan reflexionar, pero si acaso molesta mi forma de pensar... ¡Acuérdate siempre, amar es perdonar y olvidar!

martes, 3 de marzo de 2015

La amistad forjada en el Señor permanece siempre y no tiene fin.
Ni La distancia la debilita.
Muchos años han pasado, experiencias vividas y compartidas; y desde siempre guiadas por el Amor de Dios.
Cada uno con sus dones supo, quiso y pudo responder al igual del otro en todo momento.
Gracias hoy y siempre le doy a Dios por haber unido nuestros caminos.
Recuerdo siempre el primer dia que nos hicimos amigos,el primer día que conversamos de nuestras cosas.
Gracias Neucimar por aceptar ser mi  Amiga.
Te quiero mucho y siempre estas en mi ♡ y en mis oraciones.
Mi amiga y hermana en el Señor Jesús.

lunes, 2 de marzo de 2015

Cuando nuestros sueños se ven cumplidos y la felicidad llena nuestras vidas, es fácil dejarnos llevar por la alegría y no percatarnos de que mientras celebramos podemos estar perdiendo algo valioso:
Nunca descuidemos a nuestros amigos y familiares. Cuando estemos felices, hagámosles partícipes de nuestra alegría. Y aunque en esos momentos no les necesitemos tanto, la vida da muchas vueltas y los volveremos a necesitar. Si los cuidamos, ahí estarán para nosotras.

Cuando estamos emocionalmente alegres y nos rodea la felicidad, tenemos la tendencia de olvidar a los que han estado siempre a nuestro lado.

La felicidad nos ciega a modo que sólo vemos lo que nos provoca esa alegría, ignorando a aquellos que nos rodean. Cuando estamos felices, tontamente pensamos que no volveremos a sufrir, pues nuestro corazón está en su mejor momento.Reflexión acerca de la felicidad y la importancia de cuidar las amistades.

Hay que recordar que la vida tiene dos caras, una de mucha felicidad y la otra de mucha soledad.
Es importante que siempre sepamos cuidar a los amigos y no olvidarlos en los momentos en los que todo nos sale bien. Nadie quiere que lleguen esos días tristes, pero llegan, son inevitables. Hay que vivir la alegría pero sin olvidarnos de los que siempre han estado a nuestro lado tanto en lo bueno como lo malo.

No permitas que cuando hay alegría en tu vida, tus seres queridos se conviertan en meros espectadores que te ven alejarte de ellos feliz por lo que estás viviendo.

Cosas a considerar cuando todo va bien:Reflexión para no olvidar a los amigos, ni tan siquiera cuando las cosas mejor nos van.

Piensa que la vida es una rueda, da muchas vuelta y tan pronto estamos arriba como lo estamos abajo. Siempre será bueno tener unos brazos fuertes que estén dispuestos a ayudarnos cuando las cosas de la vida nos van mal.

Puede que hoy la felicidad esté en tu puerta, pero no debes ignorar que la tristeza siempre está a la espera. Es bueno cuidar de los nuestros; ni en los mejores momentos debemos alejarnos de nuestros amigos y familiares, pues seguro que los necesitaremos alguna vez. Un buen amigo es mejor que un buen amor pues un amigo estará para ti cuando el amor se vaya de tu vida. Nunca es malo enamorarse, al contrario. Pero recuerda que hay que aprender a amar respetando los espacios para que esa felicidad que hoy vives permanezca contigo.

Y sobretodo cuida tu corazón, no se lo des a cualquiera. Busca siempre un amor paciente y evita el amor prohibido, pues sólo te traerá lagrimas y sus alegrías duran muy poco.

Sé feliz, pero precavidamente.

No te alejes de los que te quieren.

Vive la vida de la mejor manera sin dañar a terceros.

Acaba con tus miedos y permítete amar.

La vida tiene dos caras. Hay que tenerlo claro:
La felicidad de hoy, puede ser las tristezas del mañana.
«Si peleamos contra el mal, peleemos contra el más terrible de todos: la indiferencia».

domingo, 1 de marzo de 2015

Hay momentos en la vida que nos marcan para siempre, dejan huellas que nada puede borrar porque han quedan marcadas en nuestros corazones.
Momentos imborrables, errores por los que dejamos atrás aquello que con un poco más de esfuerzo nos pudo haber hecho felices y dar otro rumbo a nuestra vida.
Pero ya es tarde, por eso se llaman “momentos” y si no sabemos guardarlos o cuidarlos se nos van como agua entre los dedos. No trates de olvidar o de estar pensando en lo que no hiciste, eso ya pasó, no hay vuelta atrás, sólo queda seguir adelante atesorando todos los bellos momentos que la vida nos regaló, que en su tiempo no lo valoramos.
Conserva en un lugar de tu corazón todo lo vivido, lo que has llorado y lo que has reído; son momentos que te acompañarán cuando llegue el otoño a tu vida y un día te sorprenderás volviendo la vista atrás y sintiéndote feliz por haber amado y sido amada.
No permitas que las sombras de la tristeza borren tus momentos, no permitas que nadie te borre los recuerdos. Sembraste amor en otra persona y ese es un sentimiento que no todas lo saben dar; si amaste y te amaron y si no recibiste lo que diste que tampoco te importe, has sido una persona privilegiada, hay que echar las migas de pan en el agua, habrá quien se beneficie con tu acto de amor.
Siempre hay que darlo todo, no guardarse nada, aprender de los errores y ser humildes, desgraciadamente esto es algo que aprendemos cuando ya hemos cometidos los fallos, pero te queda la oportunidad de enseñar a los tuyos la nobleza del perdón y del no guardar rencor a nadie, sólo así lograremos ser felices.
Quizás para nuestra vida ya pasó el tiempo, pero son cosas que podemos enseñarle a nuestros hijos para que nunca pierdan los momentos más bellos de la vida, porque después sólo quedan preguntas que nunca tuvieron respuestas.
Procura no retrasar las cosas, olvidar y conservar recuerdos te dará más alegría y felicidad a tu vida, cada día que pasa debes decir:
¡Hoy es un nuevo día para mí! Haré que cada minuto y cada hora que pase sean especiales, porque de eso se trata la vida, de vivir los momentos, ya sean felices o tristes, hay que vivirlo, porque ningún día es igual a otro…
¡Hoy voy a vivir mis momentos así conservaré en mi corazón la historia de mi vida!
«Apaga la tele y conviértete en alguien interesante. Actúa».