lunes, 18 de mayo de 2015

LA INTEGRIDAD.

El escritor norteamericano Jim Stovall, autor del famoso libro El último regalo, afirma: “La integridad es hacer lo correcto aunque nadie nos esté mirando”. Me parece ingeniosa y bella esta definición de integridad. Obrar bien aunque nadie nos esté observando es la esencia de la honradez y de la integridad.

La integridad no mendiga elogios ni quiere alabanzas. La integridad es la honradez silenciosa con uno mismo. Una persona íntegra no actúa nunca por el qué dirán, sino por la firme convicción de los principios morales que orientan su vida y dirigen su conducta.

La integridad consiste en portarse bien, aunque no haya testigos que puedan brindarte una alabanza. Integridad es sinónimo de buena conducta anónima y silenciosa. La persona íntegra y honrada no necesita elogios para obrar bien. Lo hace porque es coherente con la ética que dirige su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario