viernes, 22 de julio de 2016

Hace falta tener días malos para darte cuenta de lo bellos que son los otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario